Nuestros animales

Los caballos de Raza Chilena, a menudo llamados Criollos, son conocidos por su resistencia y adaptabilidad. A pesar de su alzada de «sólo» 1,40 m – 1,50 m, son muy potentes y pueden transportar también a personas más pesadas. Todos los colores están representados, sin embargo, overos ocurren casi sólo con los «mestizos», no con los criollos de pura raza. Chile es un país muy alargado y atraviesa diferentes zonas climáticas, lo que presupone que los caballos son adaptables. En el norte tienen que adaptarse al aire caliente y seco del desierto, en el sur con fuertes vientos, nieve y temperaturas bajo cero. Lo que más fascina de esta raza es la increíble seguridad con la que nos lleva a través del agreste paisaje de los Andes chilenos.

Nuestros caballos

Camelia Camelia es una yegua de la Raza Chilena pura, nacida en 2005. En 2010 la compré a su criador en el valle del Río Hurtado. Tiene un carácter muy sensible y el entrenamiento como caballo de rodeo fue demasiado rápido para ella, así que empezó a defenderse. Como yo no participo en rodeos, ella puede ahora demostrar su habilidad y resistencia en largas cabalgatas. Camelia también me acompañó en el viaje de tres meses por el sur de Chile. Debido a su hermosa apariencia y a su fuerte carácter, se hizo conocida casi en todo Chile.

Chamantiada Después de pocos meses de haber comprado a Camelia, se volvió más y más gorda. Pronto se hizo evidente que la razón no era la comida, sino la Chamantiada. En septiembre de 2011 nacio e inmediatamente se catapultó a nuestros corazones con su gran carácter. Chamantiada es muy tranquila, de nervios fuertes y llena de energia. Al igual que su madre, a Chamantiada se le permitió pasar su juventud en el rebaño de los Andes.  Esto ha fortalecido su seguridad natural y es un placer cabalgar por las montañas con ella. Dado que su padre es desconocido, Chamantiada es un mestizo.

Mañanita Sí, soy una fanática de las mulas. Mañanita vino a nosotros en marzo de 2019. Es una mula joven y muy grande para nuestra región. Tiene un carácter súper dulce, es extremadamente tranquila e igual tiene un buen impulso hacia adelante. Como todavía es muy joven, se le permitió pasar un invierno en libertad para desarrollarse. Se ha adaptado muy bien a la manada e incluso Camelia después de algún tiempo la ha aceptado. Mañanita nos acompaña como animal de carga o de silla.

Canelo Canelo es nuestro experimentado macho que nos ha acompañado en varias excursiones. Canelo era de mi suegro. Como ya no tiene trabajo para él, porque redujo su población caprina, a Canelo se le permitió quedarse con nosotros. Nos gusta mucho y, obviamente, le gusta estar con la manada. Canelo lleva nuestro equipaje durante las cabalgatas.

Negro El hermoso caballo negro pertenece a mi suegro, pero se nos permite utilizarlo en las cabalgatas. Negro es un caballo muy experimentado, quienquiera que lo monte en los tours es reacio a separarse de él al final. Al principio es muy tímido. Como pasó la mitad de su vida en las montañas, desconfía un poco de la gente, pero si la gente es buena con él, rápidamente gana confianza. Negro tiene basta experiencia en la montaña, es muy seguro de sí mismo, perseverante y muy cómodo para montar. Es un caballo de primera y estamos muy contentos de que se le permita trabajar para nosotros. Camelia y Chamantiada también están enamoradas de él y lo cortejan con todo su encanto.

Princesa Princesa pertenece a mi cuñado y sabe lo que quiere. Hace unos años la amancé, pero desafortunadamente no la ocuparon por mucho tiempo. Después de unos años de libertad, tuvimos que empezar a trabajar nuevamente con ella. Todavía no es un caballo principiante, para alguien con experiencia en equitación, que irradia paz y confianza, es un gran caballo con mucha energía y muy cómoda para andar. Princesa también conoce el terreno al revés y al derecho, es muy segura  y luchadora. Desafortunadamente, al igual que Camelia, es una yegua Alfa y las dos quieren ser la jefa de la manada. Siempre hay que tener cuidado cuando se acercan demasiado.

Nuestros perros

Aria Enérgica y exuberante, esta es nuestra perra Bordercollie Aria. Ella nos acompaña en cada viaje a caballo, no importa cuán lejos, no importa cuánto tiempo. Le encanta estar al aire libre, jugar y hacer amistad con nuestros huéspedes. Tiene buenos modales, no se acerca demasiado a alguien que no quiere, no pide comida cuando estamos comiendo y  se deja abrazar con devoción cuando encuentra un amante de los perros. No sólo es adorable, sino que también le encanta el trabajo. Ella pasa el invierno con mi suegro y sus cabras y lo apoya activamente en el pastoreo y la conducción.

Suspiro

Cuando alguien me pregunta qué raza es el Suspiro, suelo responder, una mezcla de galgo y ternera. El galgo está definitivamente ahí de alguna manera, es grande y fuerte, extremadamente rápido y persistente. Y ternera, bueno, probablemente no, pero el color sería correcto… Suspiro es un perro extremadamente amable y sumiso. Lo tomamos de mi suegro, pero ahora está muy contento de ir a cabalgar con nosotros y ser parte de nuestra familia.

 

Nuestros gatos

Pelusa y Gini Pelusa de pelo largo llegó a nosotros como un ovillo de lana de tres semanas en octubre de 2018. Unas semanas más tarde recibimos a  Gini como huésped de vacaciones. Las dos se convirtieron en un solo corazón y una sola alma, por lo que las vacaciones se convirtieron en  eternas. Las amamos por encima de todo y no podíamos imaginarnos una vida sin ellas. Como dice el refrán: «Un hogar sin gatos es sólo una casa».

Nuestras cabras

Cabra, Muñeca, Estrella, Dulcinea, Bombón Estas son nuestras cinco cabras que aún viven con mi suegro. Tenemos una relación especial con Cabra, ella vino a nosotros cuando tenía tres meses y vivió con nosotros durante cinco meses. Se la podría llamar la tercera perra, al menos ella se sentía así. Cabra no estaba atada ni cercada e incluso nos acompañaba a todas partes del pueblo.